Ego

Se trataba de alimentar el ser, a la sociedad que nos rodeaba y tratar de convencer, era esa necesidad de la aceptación como recurso para poder avanzar la que no nos dejaba crecer.

En esta guerra contra las normas, casi despojados, afortunadamente nada nos obliga a creer más que uno mismo.
Somos aquellos que sólo buscamos el sentido del ritmo de la vida, por eso no podemos estar quietos por eso nos arden los pies.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *