La primera vez

La primera vez que te ví, bailabas descalza con tus zapatos en las manos sonriéndole al cielo con los ojos cerrados.
Hubiera vendido mi alma por que estuvieras pensando en mi.
Desapareció este mundo y me quedé clavado en tu boca, hubiera sobrevivido con el aire que exhalabas.
Segundos después, para mi una eternidad, abriste los ojos, me miraste sonriendo y yo cobarde hui, ese momento exacto en el que descubrí tus ojos fue tan breve que se convirtió en eterno, ese momento donde te abandoné se ha convertido en uno de mis infiernos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *