“Ningún espíritu es tan libre como el de aquel que consigue sus propósitos”

“Ningún espíritu es tan libre como el de aquel que consigue sus propósitos”

Ningún océano es tan inmenso como una mente inquieta…
Ninguna embarcación tan inabordable como un alma motivada…
Ningún espíritu tan libre como el de aquel que consigue sus propósitos…

Siempre siento admiración por la gente que tiene inquietudes y supera sus miedos, gente que cree en la solución y lo intenta sin miedo a fracasar, gente que se arriesga sin ser una carga para nadie, gente que apuesta con sus cartas y finalmente lo consigue, bien sea su propósito o bien consigue aprender de sus errores… La finalidad no es el verdadero fin, el verdadero fin es el camino, es ahí donde reside el sentido del perseguir.

Coincidí con muy buena gente en Cádiz, iba de visita con un colega y acabe durmiendo unas cuantas noches fuera de casa. Sara una hipilonga que conocí hace unos años en el viña por medio del colega que os contaba antes, me contó su proyecto con “activistas en acción” y nos invitó a conocer su labor y su “centro de operaciones” Un barco incautado por narcotrafico y donado a la asociación, reflotado y con mucho trabajo por delante. Así que me apunté a la causa y mientras disfrutábamos de la convivencia y la vida en el puerto dentro del barco, estuvimos echando una mano para restaurar un trocito de “la diosa maat” así se llama oficialmente esta embarcación y donde una mañana de resaca surgió esta frase, dedicada a Sara, joserra,el canijo y todos los que forman, formaron o formarán parte de este proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *