Deja de hacerlo por mí

Deja de hacerlo por mí

Desde aquí arriba consigo verlo pequeño.
Siento el vacío de avenidas con luces que no alumbran nada.
Me despierta el sudor de un mal sueño.
Se separan mis mundos en medio del drama.

Frío, el asfalto brilla, no le preocupa el mal tiempo.
Deja de hacerlo por mí, que al compás de mis pasos no baile tu pecho.

Se congela mi aliento y vuelta al bucle de la eterna duda, consolado por saber que se consume este mal trago.
Dudando entre mentir o llevar el alma desnuda, para encontrar la manera de hacerlo antes del último pago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.