Deseo

El ser en cualquier caso conserva las aspiraciones de su naturaleza.

La lujuria se vuelve pecado y cobra sentido como tal cuando un colectivo la considera inmoral, y la moralidad como tal sólo tiene sentido si libre de decisión aceptas esas condiciones.
Una vez aquí, yo creo que la moralidad más objetiva es la que acepten los afectados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *