Deudas

Hasta entonces intentaba no hacerme grandes preguntas, sólo esperaba hasta conocer las dos cruces de la moneda.
Intentaba averiguar  lo que pasaba por mi mente aún sin encontrar siquiera pequeñas respuestas.
Tampoco esperaba compartir ninguna de ellas, al fin y al cabo la verdad sólo se entrega si estás dispuesto a creer.

Pero nadie sabe a donde va, el tiempo es intangible y todos estamos expuestos a su paso.
La mente en paz es el primer paso de cualquier carrera, recuerda que se puede escapar de todo menos de uno mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *