Dinero, insuficiente recompensa

Dinero, insuficiente recompensa

Todos rehenes de la gran mentira, todos prisioneros de la deuda.
Apuesto a que nunca será suficiente porque  podrás comprar un saco mejor donde mantenerla.

Por otro lado esclavos, bocabajo hasta consumir el último gramo, tras pasar por el estrecho pasillo de tan gran ambición, para acabar al lado opuesto de donde empezamos.

Has pagado con tu vida a jornada completa, has vivido pobre y preso de la gran estafa.
Llevas en las manos tu condena impresa, tu verdugo de papel, tu peor dios, la insuficiente recompensa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *