La voz interior

La voz interior

Vuelvo a casa, se ha terminado por hoy o todavía no.
Me descalzo y voy a mear, me lavo la cara y me miro.
Quien eres?
Tal vez esa sea la más difícil de las respuestas.
Da igual, me meto a la ducha, regulo el agua hasta que esté perfecta y sumerjo la cabeza.
Ya está por hoy, no pienso pelearme más por el ritmo impuesto de la vida, ni por esta manera tan precaria de llegar al domingo.
Me la suda, ya es hora de pensar en otras cosas.
Buscaré y haré algo para poder dormir y mañana será otro día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.