Las dos cruces

Las dos cruces

Hay cosas de las que no me gusta hablar, cansado de equivocarme por quedarme quieto empecé a moverme a pesar de temblar.
Cada paso hacia delante me acercaba al principio de algo y me alejaba del final.
Cuanto necesito para creer tenerlo todo?
Gigantes de cemento y metal imponentes cogieron sitio de por vida, la serpiente sobre raíles arrastra el fin de mes de casa al trabajo y la lluvia cala por dentro. Normas, reglas y autoridad en un mundo sin auditoría, sin responsables, nadie es culpable, todos se lavan las manos para que nadie les señale.
La paradoja de la opinión  pública, tan inútil a efectos como opresora a pequeña escala.
Cada cual librando la lucha que más le acerca a su verdadero amor, su ego.
Calles llenas de verdades y condenas que compran silencio.
Todo es calma puertas para dentro si consigues convercer a más de uno, en algún  caso bastará con darles lo que buscan o solamente decir lo que quieren oír. Las dos caras de la moneda o mejor dicho las dos cruces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *