Me dijeron…

La serenidad de su mirada parecía ensayada, me hubiera arrastrado de no ser porque le tembló la voz cuando le pregunté de que presumía.
Descubrí que es alguien a quien cuesta ver pero cuando la encuentras tienes tu oportunidad.
Severa en su forma de actuar, espera a verla desnuda.
Demuestralé que sólo le harás daño si te lo pide y será tuya. Después, sólo tendrás que dedicarle tiempo a lo que has roto…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *