Por amor al arte

Por amor al arte

De un certero bocado, le arrancó el pincel. Dibujó con saliva en sus labios y convirtió en lienzo su piel.
Dos mentes dispuestas a todo, sabían que el universo es demasiado grande para no confiar en las casualidades y ya más nada les impedía creer.
La carne débil, su excusa perfecta.
Las cartas acabaron sobre la mesa, el último cerró la puerta y fueron uno por primera vez.
Entre suspiros y sudor estaban  las respuestas, en este juego ganaron las dos partes porque la razón por la que se amaron esta vez, fue por amor al arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *