Sólo un paso?

Sólo un paso?

No fue el anterior ni era el siguiente, no fue tampoco uno cualquiera como todos los demás, fue el último paso antes de llegar. Pero, a caso alguno de ellos fue menos importante?
Siempre igual, cuando parece como si estuvieras a punto de encontrar la respuesta, no es ahí donde acaban las preguntas.
Y otra vez, ante el mismo problema desde otra perspectiva.
Es como querer coger un puñado de agua con las manos, la sensación de tener las palmas llenas y como poco a poco se escapa entre los dedos, por cada fisura, por cada agujero hasta quedarte a penas con unas gotas.
Pues bien, esas gotas son las respuestas, esas gotas son todo lo que necesitas para dar el primer paso, el primero antes del siguiente.
Lo importante es conservar esas gotas, porque algún día puedes olvidar en que paso te encuentras pero ellas te harán recordar porque empezaste a caminar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *