El observador

El observador

Vagó

Ese momento cuando miras como duerme, cuando puedes sentir lo que quieras y los ojos no mienten, que no hace falta disimular, ni siquiera estar preocupado por en que estará pensando.
Cuando en la vulnerabilidad de su sueño decides besarle y sonríe.
Cuando no se porque, necesitas sentirte prioritario a la hora de ser amado y sus ojos dicen lo mismo, ahí se encuentra una forma de paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *